Cyblioteca

Reportando con webos desde Uqbar

Pseudodigitalización

Me quedé de cara cuando vi el post de Herzeleyd. No por los dibujos en sí sino por la forma en que trabaja.

Parece que con digitalización y todo, los seres humanos seguimos usando nuestra “humanidad” (en ese caso, la mano) para crear. Imagínense si para escribir hiciéramos lo mismo… Un flash.

April 30, 2008 Posted by | Cultura, General, internet | , , , , | Leave a comment

24 horas con un heterosexual

A más de un mes de haber escrito El umbral gris, encontré esto en la web, y me pareció muy divertido.

¡Caramba! ¡Hay otros que piensan como uno, y aun peor, piensan en las ideas de uno! ¡Joder!

April 29, 2008 Posted by | General | , , | Leave a comment

F of Fake

Anoche vi F of Fake, de Orson Welles, para un trabajo para la facultad. Como con El ciudadano, me morí del embole, pero por motivos distintos.

Si en aquella los únicos motivos fueron la obligatoriedad y el cansancio, en ésta otros dos elementos tuvieron un peso decisivo: el maldito idioma inglés y el hummus mashausha.

El DVD que alquilé no tenía traducción ni leyendas de ningún tipo (juro que aprendí a llevarme bien con el señor DVD aparato), y el hummus mashausha es una mezcla radiactiva de hummus, tjina (salsa de garbanzos) y limón. Tres pitas calientes. Una bomba capaz de acostar al más duro.

Siempre recordando esos dos ingredientes, voy a intentar trazar el proceso embolativo que experimenté.

Expectativa

Es el momento que ponés el disco en la bandeja, esos pocos segundos que te lleva caminar hasta el sillón de regreso, los primeros cuadros.

Comprobar que es la primera película a color que verás de Orson Welles. Con las primeras imágenes te colgás, porque ves a un Welles mago cagando a un pendejo con sus trucos pedorros. Y atrás ves a un tipo filmando a escondidas, y decís: ¡zas!, es una película autorreflexiva. ¡Vamo arruca!

Leve cosquilleo

Te das cuenta de que te cuesta entender de qué hablan. En realidad, entendés a medias, pero aun así es suficiente para seguir la línea argumental del filme. Jode un poquito, pero te decís: “Lo voy a soportar”.

Molestia

La película ya empezó a dar señales de fragmentación. Ahora Welles está verborrágico y monótono con su voz en off y ya ni siquiera están las piernas de Oja Kodar para compensar.

La película se mete en un pozo negro sobre algo relacionado a un pintor que falsifica a pintores consagrados y su biógrafo falso. ¡Pero no entendés de qué mierda se trata! Sentís que estás corriendo una carrera de obstáculos en la arena.

Cabezazos

Una vez que asumiste que la peli te dejó definitivamente atrás, empezás a dar cabezazos. Párpados pesados, experiencia filmo-onírica: las imágenes de la obra se mezclan con las imágenes de tu cabeza, que incluyen escenas de hummus asesinos.

Desahucio renegado

Asumiste que no has entendido un sorete a la vela y que la experiencia fue en vano. Odiás al tipo del videoclub (a pesar de que te advirtió que no tenía ningún tipo de ayuda idiomática) y te odiás a vos mismo por estar perdiendo tu tiempo, con el control en la mano.

Pasás entre los capítulos. Querés apagarla definitivamente pero algo dentro tuyo te lo prohíbe, te dice que eso es terrorismo cultural. Peleás contigo mismo. Le das una chance atrás de otra, y así vas tirando.

Desahucio descontrolado

Esto dura un segundo, a lo sumo dos. Es el momento de la total asunción de que hagas lo que hagas, no entendiste, no estás entendiendo y no vas a entender. Pesado sentimiento de frustración y explosión incontenible. Sin misterios: termina rápidamente en pantalla en negro y apertura de la bandeja.

Decidís ir a devolver el CD caminando, para tomar aire y no atropellar a los primeros 10 que se te crucen.

Lo tirás en la ranura con la intensidad de un voto contra Bush.

April 29, 2008 Posted by | Cultura, General | , , | Leave a comment

¡Ah, era eso!

Hoy descubrí nada menos que 2 (¡dos!) errores de tarareo en un solo tema, “El día de la mujer mundial”, de Andrés Calamaro.

Error 1

  • Solía cantar: “voy a seguir hasta encontrar una parrilla en Dolores
  • El canon dice: “voy a seguir hasta encontrar una parrilla en colores

Error 2

  • Solía cantar:  “espero que encuentres el polvo en lo que morder”
  • El canon dice: “espero que encuentres algo bueno que moder”

¿Y cómo me iluminé? Porque encontré en YouTube el video que a continuación podés ver: la versión lenta y aclaradora del tema, que me hizo pensar cuánto tiempo y dolores de cabeza me habría ahorrado Charly García de haber hecho lo mismo en su momento con “Nos siguen pegando abajo”. Habría descubierto mucho más rápido que decía “la puerta de salida tenía un farolito azul” y no “tenía un brbrbrbr azul”.

Y es que a pesar de ser legendarios, estos chicos nos siguen pegando abajo.

April 24, 2008 Posted by | Cultura, General | , , , | Leave a comment

Público de rock criollo

Inspirado en el dibujo Sympathies to the Band, tengo el orgullo de presentar una guía tentativa del público de rock, pero criollo. Seguro hay muchos más.

El zurdo de Humanidades

Look: ropa no lavada hace por lo menos un año, tiende a marrón, barba (pelos en las axilas en caso de ser mujer) y bufanda de colores

Posición: al fondo

Motivo de concurrencia: repartir volantes, levantarse minas/pibes, comer choripán

Actitud: habla durante todo el show, que no escucha salvo en las canciones inspiradoras de cánticos de protesta

Consumo: mate, vino de tetra, porro, cigarrillos armados

El secretario de diputado cheto

Look: jean, camisa blanca y/o Polo, zapatos mocasines o leñador

Posición: a los costados (no importa dónde, lo importante es no tener contacto físico con los demás)

Motivo de concurrencia: poder comentarlo el lunes en el Palacio Legislativo y hacerse el popular

Actitud: levanta la perita para ver a la banda y filma con el teléfono o cámara digital

Consumo: cerveza, coca-cola, cigarrillos

El plancha o mersa

Look: plancha o mersa en cualquiera de sus variantes (camperas Alfa en invierno, sin remera en verano, con gorrito vicera siempre)

Posición: al frente y centro extremos

Motivo de concurrencia: bardear

Actitud: bardea, poguea, codea, canta cuando sabe alguna parte del tema, lanza petardos

Consumo: vino, porro, pasta base

El intelectual

Look: pantalón a rayas, remera con la foto de John Lennon, lentes de armazón gruesa

Posición: quiere poguear en el centro con los planchas/mersas, pero se cansa y se retira levemente hacia atrás

Motivo de concurrencia: le gusta la banda

Actitud: hace un análisis semiológico del decorado y el vestuario de la banda. Está convencido de ser testigo de un momento histórico, y por eso canta a grito pelado. Se excita y se hace el pesado o la loca.

Consumo: porro, cerveza

El rolinga

Look: jeans apretados y remera con la lengua

Posición: junto con los planchas/mersas

Motivo de concurrencia: sentido de pertenencia total

Actitud: se abraza con los planchas/mersas

Consumo: vino, cerveza, porro, cigarrillos

El adolescente perdido

Look: tachas, muchas tachas

Posición: cerca de los planchas/mersas

Motivo de concurrencia: creación de una historia personal y formación de la identidad

Actitud: trata de hacerse el pesado y de mostrar que tiene la posta sobre la banda

Consumo: vino, cerveza, porro, cocaína, cigarrillos

El músico

Look: random

Posición: a los costados de los planchas/mersas

Motivo de concurrencia: criticar la performance del batero, decir que el bajista anterior era mejor, elogiar los arreglos

Actitud: escucha un riff y lo comenta al de al lado; esto se repite durante todo el recital

Consumo: cigarrillos

El cumbiero

Look: jean y camisa. Pelo caribito.

Posición: al fondo, bien al fondo

Motivo de concurrencia: ni él sabe cómo cayó ahí

Actitud: trata de pasar desapercibido

Consumo: cigarrillos, mate

April 22, 2008 Posted by | Cultura, General | , , , | Leave a comment

Ay Marcelo

April 17, 2008 Posted by | General | , , | Leave a comment

¡Viva el rey!

carolina

Sí, sí, es el mismísimo Pedro Almodóvar. Parece que anduvo por Mónaco y lo narra en su blog, del cual extraje la foto.

Pero no es sobre el gran Pedro sobre quien quiero hablar, sino sobre la dama que está en el extremo derecho de la imagen. ¿La reconocen? ¿Eh? ¿Quién es…? ¿Ah? ¿Ah? ¿Quién? ¡La princesa Carolina de Hanover! Sí sí, mirá de nuevo: es la princesa Carolina de Hanover, también conocida como la Princesa de Mónaco.

Yo tampoco la conocía hasta que Pedrito me la presentó con su post. A mí también me impresionó. ¡Cómo cambiaron los tiempos, eh? Me la imagino en épocas dieciochescas, entrando en el Palacio Real, clavicordio de fondo, con toda la Guardia Real a los costados, y ella, Su Alteza, avanzando, provocando estiramientos de ojos extremos en los pobres soldaditos de plomo.

Me imagino la cara del príncipe Rainier III, su papá, sentadito en el trono de oro, viéndola de frente, descubriendo qué es lo que ven sus refregados ojos conforme se acerca su adorada e inocente hijita.

Podría caer en los chistes fáciles: que el principado nunca podrá ser acusado de opacidad en la gestión, que es un principado de (puertas) abiertas, que la princesa no tenía nada que ocultar cuando acusó a Alemania de no respetar su privacidad… pero no lo voy a hacer, porque prefiero mantener el respeto por Su Alteza y la institución Real.

Sí puedo decir que vale la pena que pinchen en su nombre y lean un poco de su biografía: se casó tres veces. Si eso no la hace interesante -y si hasta ahora no les interesó la foto-, bueno… es que deberías haber pasado a otro blog hace rato.

Un fino y último camionero-comentario: ¡Qué bien que está la princesa! Con mujeres así, ¡que viva el rey!

April 8, 2008 Posted by | General | , , , , , | Leave a comment

Llorones

Llorones. ¿Vieron, vieron lo que les esperaba? Claro que escribir cansa. Llorones. ¿De verdad se creyeron que ustedes eran los “nuevos periodistas”? Llorones.

Eso es lo que pensé esta mañana, sentado en el inodoro, mientras leía en el diario (sí, también leo diario de papel, todavía existe algo así) la nota del “Capitán Internet” sobre “cómo cansa escribir un blog”.

El artículo hablaba de la cantidad de blogs que mueren de “muerte natural” o que son cerrados por sus dueños, porque, claro, “cuánto se puede escribir”. Los bloggers citados en la nota decían que sentían que su vida estaba volcada hacia fuera y que sentían que era hora de volver a guardarla. Llorones.

Y yo me decía: pero es que era tan obvio… Escribir no es jugar al Play Station, papá. Para escribir hay que tener vocación, talento y disciplina. Y tenés que tener una motivación fuerte y justificada para hacerlo.

Opino -siquiera tímida y provisoriamente- que los que venimos del mundo “real” y escribíamos en él antes de escribir en blogs tenemos más chances de seguir en el ajo que aquellos que empezaron recién en la era digital.

Nuestras respectivas motivaciones son diferentes: a unos nos interesa escribir, y a los otros les interesa el mundo de internet, y para eso usan como excusa el blog.

Por supuesto que hay de todo y para todos los gustos, pero si lo abstraemos desde una perspectiva estructuralista (fuente: Lévi-Strauss), perfectamente podemos quedarnos con los dos polos.

Ellos no se cansaron de decirnos que eran los nuevos periodistas, que el periodismo tradicional va a desaparecer y que bla bla bla. Apuesto a que fue un bluf. Llorones.

Dicen que el mundo editorial no le da a la blogósfera el poder de influencia que “merece” (¡piden entrar a conferencias de prensa!), pero se olvidan que son sólo unos aficionados que no invirtieron tiempo ni esfuerzo en lo que realmente importa: el profesionalismo.

Sí, claro que hay blogs profesionales, y a ellos mis respetos. Pero los otros son sólo llorones.

April 8, 2008 Posted by | Activismo, Cultura, General, internet | , , , , , | Leave a comment

La esencia de la información interneteada

Si le realizáramos un psicoanálisis a la web 2.0, seguramente encontraríamos que:

  1. El hombre crea redes sociales (comunidades) para organizarse y sobrevivir en un mundo natural hostil contra el que tiene insuficientes fuerzas como individuo
  2. Esa necesidad de sobrevivir en comunidad también lo lleva a la necesidad de compartir información

El tema que me interesa abordar en este post no es el de las redes sociales sino el de la blogósfera, y por eso me voy a quedar con el segundo punto.

En la base de esa galaxia dentro de la web 2.0 se encuentra la necesidad del hombre de obtener cada vez más información a medida que su entorno se hace más complejo, como una herramienta para tomar decisiones que le permitan “sobrevivir”.

Si el hombre de las cavernas necesitaba tener la información de que en tal zona hay leones y conviene no aproximarse, el hombre de ahora quiere saber, por decir algo, que Wall Street bajó un 0,1% hace un minuto. Pero la esencia se mantiene: alimentarse de información para tomar decisiones.

Y entonces emerge la pregunta: ¿Qué es todo este ruido que se hizo alrededor de los blogs, cuando descubrimos, ahora, que su capacidad real de influir en la agenda noticiosa es ínfima?

Antes de responder a esta pregunta, debo puntualizar que el disparador de este post fue el artículo “Revenge of the Experts“, de Tony Dokoupil, publicado hace casi un mes en Newsweek. He escrito un artículo sobre esto en Triond.

journalis4

Pero lo que más me interesa aportar desde Cyblioteca como periodista que trabajó 7 años en un diario -y que todavía lo hace, aunque como colaborador freelance- es el punto de vista de quienes hemos sentido la vocación por informar y dedicamos esfuerzo para aprender a hacerlo, y no nos tragamos el sapo del “periodismo ciudadano”.

Estudié cuatro años en la universidad, y paralelamente trabajaba en Ultimas Noticias. Con mis compañeros de una y otra institución, así como con docentes y jefes, tuvimos muchísimas charlas y discusiones sobre los valores, las técnicas y la ética del oficio de informar.

Como mis compañeros, desde el momento en que decidí que quería ser periodista, me inscribí en la universidad y dediqué tiempo, dinero y esfuerzo para conseguir mi meta: que mi labor tuviera el sello de calidad que garantizara una difusión de información seria, responsable, honesta y confiable. En suma, calidad.

¿Por qué digo todo esto? Porque del otro lado hay bloggers que se autoproclaman los “nuevos periodistas” de esta era, los que no se cansan de decir que van a sustituirnos. Y yo les pregunto: ¿Cómo consiguen ustedes la información? ¿Han dedicado meses a construir relaciones de confianza con fuentes? ¿Qué valores los motivan, además de ganar dinero y de divertirse con todos los adornos frikies? ¿Cuántas veces discutieron y simularon dilemas, como traicionar a una fuente que da información valiosa en nombre del derecho del lector a saber?

Como dije en el artículo de Triond, los bloggers no son más populares que los periodistas, puesto que está en la base misma del periodismo ser un oficio que sirva a los ciudadanos, un servicio ofrecido por ciudadanos que se dedican ocho horas al día a buscar y divulgar información en lugar de vender hamburguesas (el vendedor de hamburguesas delega en el periodista la tarea de informarlo sobre lo que le importa). Es populista, en cambio, proclamar que la blogósfera es “periodismo ciudadano”, como si el periodismo a secas no fuera de por sí “ciudadano”.

Del otro lado, la blogósfera es una herramienta muy útil y creativa para la divulgación de información.

April 1, 2008 Posted by | General, internet | , , , | Leave a comment