Cyblioteca

Reportando con webos desde Uqbar

Presencia uruguaya en la historia del Partido de San Martín

Indagando un poquito sobre la historia del Partido de San Martín, en la provincia de Buenos Aires, encontré un par de datos que me llamaron la atención tanto como me gratificaron: presencia uruguaya.

Este par de datos los encontré un resumen muy concentrado en el sitio de la Municipalidad de San Martín, y estoy seguro de que existen muchísimos más.

El primero es el siguiente:

“Los acontecimientos políticos y militares europeos llegan a estos parajes en junio de 1806, cuando una fuerza expedicionaria británica procedente del sur de África se apodera fácilmente de Buenos Aires mientras el virrey huye hacia Córdoba. Al poco tiempo comienza a organizarse la resistencia que tuvo a dos protagonistas: el hacendado Juan Martín de Pueyrredón y el marino de origen francés al servicio de España Santiago de Liniers. Este último fue en busca de tropas a la Banda Oriental mientras el primero levantaba la campaña. Luego de reunir una tropa de 600 hombres en la villa de Luján se fue en dirección a Buenos Aires pero deteniéndose en la chacra denominada ¨Caseríos de Perdriel¨ (llevaba ese nombre por haber pertenecido a la familia de ese apellido)”.

El segundo:

“En 1852, después de la caída de Rosas, el vencedor de Caseros, el General Justo José de Urquiza dirigiéndose (un mes después) al lugar donde se desarrolló la penosa batalla, agasajó a sus acompañantes con un asado en los Santos Lugares. Con Urquiza se encontraba el dibujante y pintor uruguayo Juan M. Besnes e Irigoyen que realizó dibujos, en uno de ellos aparece la Iglesia de Jesús Amoroso”.

sanmartin

June 26, 2008 Posted by | Cultura, General, Uruguay | , , , , , | Leave a comment

Santaolalla no americanizado

Me causó gracia leer cómo Gustavo Santaolalla justifica su residencia en Estados Unidos. Cito de la entrevista que concedió a Rolling Stone en abril pasado (no puedo linkearla porque no está en el sitio de la revista):

“Yo vivo en los Estados Unidos desde hace mucho tiempo, pero nunca me americanicé. Espero que mi presencia ahí sirva para muchas cosas: para darme las herramientas y los elementos que necesito para hacer mi proyecto, que sigue teniendo que ver con el lugar de donde yo vengo y con quien soy. No es solamente la Argentina, es América latina, en un sentido bolivariano. Y guevariano, porque vengo de esa generación, y por eso escribí una ópera que se llama Sudamérica. Entonces, espero que mi presencia ahí, además de darme esos elementos, sirva para ayudar a hacerle entender a mucha gente que los gobiernos no son los pueblos. No nos olvidemos que de los Estados Unidos vienen desde Walt Whitman hasta Miles Davis. Y muchas cosas increíbles. La guitarra eléctrica, por ejemplo. Por eso me parece interesante estar en esta nueva Roma, y poder hacer el cambio desde adentro”.

Fuente de la imagen

Quizá sea que hoy estoy demasiado criticón, pero leerlo a Santaolalla me dejó una sensación de intento de justificación forzada. Quienes tiraron abajo el imperio romano no fueron supuestos izquierdistas moderados y bienintencionados, sino los corruptos poderosos que hoy serían de derechas, abusadores de su poder; el golpe de gracia lo dieron los Bárbaros (cualquier semejanza con la realidad actual corre por cuenta del lector).

¿Por qué no te la bancás, Santaolalla? Si estás en los MTV y ganás Oscars. ¿Por qué no te amigás contigo mismo y asumís que vivís en Estados Unidos, con TODO lo que eso implica? ¿Por qué buscás tener un pie acá y otro allá? “Poder hacer el cambio desde adentro”. ¡Pero por favor!

Un punto interesante que pone Santaolalla es el tema de que “los gobiernos no son los pueblos”. La verdad, no se lo voy a contradecir. Esta es una cuestión que no tengo resuelta, y vista desde cierta perspectiva, es correcta.

Muchas veces, a los pueblos les caen gobernantes que no eligieron y no se pueden sacar de encima. Pero irónicamente, esta afirmación me lleva a cuestionarla inmediatamente. ¿Realmente no los eligieron? ¿Realmente no se los pueden sacar de encima? Cierto, hay que distinguir entre gobierno y pueblo. Pero, ¿de verdad hay que distinguir? Por momentos pienso que aquella máxima de que “cada pueblo tiene el gobierno que se merece” es cierta, porque si llevamos el problema a un existencialismo radical, el pueblo SIEMPRE tiene qué hacer, aunque sea suicidarse.

¿Ahora se entiende por qué no tengo cerrado el asunto? Es como una dialéctica en circuito cerrado. Una afirmación me lleva a su negación inmediatamente, y así voy, pendulando de un lado al otro.

Y Santaolalla, mejor que se dedique a hacer música.

June 11, 2008 Posted by | Cultura, General | , , , , | Leave a comment